miércoles, 11 de febrero de 2009



Un año más, acabamos de estrenar un año más,valga la redundancia.Pero no debemos dejar que estra redundancia se nos cale en el alma sin darnos cuenta.

Si, un año más...pasan los días y poco a poco la monotonía cotidiana nos va haciendo olvidar los buenos deseos de felicidad.

Empezar un nuevo año como si fuera cualquier cosa, es una enorme torpeza.Un año de vida es un regalo demasiado grande para echarlo a perder.

Quizá al empezar el año sentimos el deseo profundo de mejorar o cambiar ...no debemos pues ahora, dejar escapar esa llamada.!Atrapémosla con fuerza y hagámosla realidad!

El inicio de un nuevo año es el momento para reunir todas las fuerzas y toda la ilusión para comenzar.Es una oportunidad más para transformar la vida, el hogar, el trabajo en algo distinto,para intentar arrancar ese egoísmo que tantos males provoca,para estrenar un nuevo añor en la familia.Es una nueva oportunidad incluso, para desempolvar nuestra fé,esa fé cansina y adomercida que debilita nuestras esperanzas.Una ocasión de ponerle un poco más de oración,de cielo azul,de aire puro a nuestra jornada diaria.Otro estilo de vida, otra manera de ser...¿Por qué no intentarlo? ¿Por qué no comenzar de nuevo?

Debemos unirnos a los grandes insatisfechos , a los que reniegan de la mediocridad, a los que, aún conscientes de sus debilidades, confían y luchan por una vida mejor.

Todos desean a los demás y a sí mismos un buen año,pero pocos luchan por obtenerlo.Esforcémonos pues por ser de los segundos y cambiemos la típica frase de "Año nuevo, vida nueva" por la de "año nuevo,lucha nueva" ya que lo nuestro es recomenzar.,mirando a la vida de frente y con confianza, porque nos proyecta a luchar por construir un mundo mejor.

18 comentarios:

Silvia García dijo...

Hola Lunita
Hermosa tu reflexión, y que necesidad de que todos la pongamos en práctica, personalmente trato de aportar mi pequeño granito de arena, trabajando honradamente, siendo sincera,leal, y ayudando en lo que pueda, mi mayor proyecto este año es cumplir mis ¡¡sesenta!!, jubilarme, he irme a algún pueblito de provincia para dedicarme a dar alivio en todo lo que pueda a niños y ancianos.
Dejo en manos de Dios que este, mi mayor deseo se cumpla.
Un abrazo muy grande

Maria Jesús dijo...

Acabo de colgar en el blog los links a los audios de la entrevista. Gracias por tu interés en esta experiencia que tanto me ha llenado y me ha enriquecido

Anónimo dijo...

!Hola mi lunita!, me gusta mucho este empezar de año, ojala todos pudiéramos cambiar un poco y hacer un mundo mucho mejor del que tenemos y sobre todo como dices tú, con más amor a la familia, al trabajo y sobre todo a la humanidad.

un abrazo

javier

Maria Jesús dijo...

Muchas gracias por haber seguido mi intervención con tanto interés. La verdad es que me ha hecho mucha ilusión y fue una experiencia entrañable que nunca olvidaré. Saber que existen al otro lado personas como tú, me hace sentir mucho mejor. Besos y gracias por creer tanto en mí

Ego dijo...

Lo mismito me dijo ayer mi Ángel, con miedo de parecer una idealista. La invinté al café y le rogué que me contase cómo cambiaríamos el mundo.
Sé que empezaremos por Perú.
Si te apuntas, silba.
Un (b)eso sin título

luna llena dijo...

k razón tienes lunita!!! todo akello k nos proponemos al comenzar el año, esos buenos deseos se disipan a medida k el año avanza...besos nena!!!

Verónica (peke) dijo...

Grandiosa reflexion, llena de verdad y mucho sentimiento. Deberias mirar mas hacia el frente y menos a un lado cuando vemos este tipo de circunstancias...

Genial post!!!

besotes de esta peke.

pd: te espero como siempre por mi rincon con una taza de cafe y mi nuevo post.

Sergio dijo...

Luna cuanta razón tienes en lo que nos comentas, muchos deseos para que la vida de otros mejore y no vemos la nuestra, en realidad debemos aprovechar el regalo de vida que Dios nos da para hacer el bien a todo mundo, pero principalmente a nosotros mismos.

Saludos y que la felicidad te acompañe.

Chela dijo...

Hacer un mundo mejor es tarea de TODOS,un trabajo diario hecho de pequeñas cosas pero que son necesarias para nosotos y para los demás.
Hace falta esfuerzo y constancia y unos objetivos claros: ser útil y positivo para los demás.

Un fuerte abrazo.

@ngelito dijo...

Hola Luna, me ha gustado leer lo que expones en tu entrada, pues pienso mas o menos como tu.

Fíjate que yo no suelo celebrar las navidades como hace la mayor parte de la gente. Realmente no le doy importancia a eso, ya que no encuentro justificación para tener que vivir esos días como si se tratase de un acontecimiento especial. Intento que cada día que transcurre sea siempre enriquecedor.

Vivo cada día intentando estar todo lo consciente que pueda, siendo respetuoso con todo a mi alrededor, no siendo egoísta y luchando cada día por una causa justa y coherente. Por ello siempre digo, vive este momento y deja tus pensamientos negativos guardados bajo tierra y..... el futuro deja de pensar en él, pues aún no sabes que ocurrirá. Así pues a vivir la vida y a hacer cosas positivas.

Un beso

luna dijo...

Seria maravillosos Chela, que todo el mundo pensáramos igual en construir un MUNDO MEJOR

besitos

luna

luna dijo...

Gracias Silvia por tu comentario, el mundo tiene la necesidad de cambiar y aportar lo mejor que uno tiene.

besitos

luna

luna dijo...

Hola anónimo, me encanta que te guste empezas el año de esta manera, haber si lo conseguimos !verdad...!

besitos

luna

luna dijo...

Gracias por pasar por mi casa Ego, yo hare lo mismo con ta tuya,me gustó tu comentario.

besitos

luna

luna dijo...

Lunita. ojala tengamos esos deseos tan bellos de cambiar el mundo, y que no quede en nada.

besitos

luna

luna dijo...

Gracias Vero por tu comentario, y que podamos todos cambiar aunque sea un poquitín.

besitos

luna

luna dijo...

Ojala se realicen todas las cosas buenas que pensamos Sergio.

besitos

luna

luna dijo...

Hola @ngelito, yo si que celebro las navidades es una manera más para estar reunidos con toda la familia, a pesar que muchas veces echamos a faltar a los que nos faltan.

besitos

luna